EL OTRO LADO DE LA DIVERSIÓN

Disfrazarse, jugar a ser otro, sentirse superhéroe, princesa, el lobo, la bruja…? Los niños se disfrazan para cambiar de identidad, vencer los miedos, sentirse más fuertes, probarse a ser malos… Los disfraces son una herramienta importante en el desarrollo del juego simbólico y les ayuda a expresar, vivir sus fantasías y hacer realidad deseos íntimos. Ahora que quizás no vas a usar más este disfraz de fin de año, podés regalárselo a otro chico y hacer que también tenga un momento de diversión! ?

¿Nos ayudás? ¡Entre todos es posible!